Clases híbridas de español

Clases híbridas de español – Entrevista a Rita Rodríguez

Pese a las adversidades de la situación mundial actual, Hispania, escuela de español ha optado por innovar en la modalidad de sus clases de español. Tras la buena acogida de las clases de español online en la Comunidad Hispania y las ventajas de las clases presenciales en Valencia, Hispania, escuela de español oferta también sus clases de español en formato híbrido. Entrevistamos a continuación a Rita Rodríguez, profesora ELE en Hispania, escuela de español y encargada, junto a Ana Maiz, de la formación interna de las clases híbridas para conocer mejor las ventajas de esta modalidad.

Para que todos podamos hacernos una idea de las ventajas de las clases híbridas, Rita, ¿puedes contarnos de qué pueden beneficiarse los profesores y los estudiantes que aprenden español?

Creo que es el futuro. Los avances tecnológicos nos ofrecen oportunidades únicas y una de ellas es la posibilidad de romper cualquier barrera u obstáculo. Con las clases híbridas estás entrando en el aula y al mismo tiempo estás entrado en el mundo porque reúnes en un solo espacio a personas que están en diferentes puntos del planeta. Una de las cosas más enriquecedoras del mundo ELE es poder acercarte a diferentes culturas y formas de ver la vida y las clases híbridas lo posibilitan todavía más.

Los estudiantes disfrutan mucho porque, por un lado, los que todavía están en sus países, ya empiezan a sentirse en España, les están dando clases profesores nativos con una alta formación, hablan con otros estudiantes que ya están viviendo aquí y que pueden contarles su experiencia, darles consejos, ayuda… Y los estudiantes que están en España, como el profesor, tienen la posibilidad de viajar sin moverse de su silla.

Pronunciar frases como “aquí hace mucho calor ¿y por ahí qué tal?” o “aquí son las 9, nos acabamos de despertar, ¿y por ahí?” es algo que no tiene precio.

Sin duda, los beneficios para las clases ELE son muchísimos, pero entendemos que esta modalidad es también un desafío para los profesores de ELE, ¿no crees?

Sin duda. El desafío más grande es cambiar tu mentalidad sobre en qué consiste o cómo es una clase de español. Nosotros enseñamos un idioma y eso requiere práctica y participación activa en la clase. Además, seguimos el Método Hispania que se basa en la dedicación especial a cada alumno. Aquí cada alumno es importante y nos encargamos de que se sienta como tal. Por eso, el profesor, antes acostumbrado a tratar a los alumnos cara a cara o de forma online, tiene que conseguir conjugar esas dos formas de enseñanza en una sola y seguir haciendo que todos los alumnos se sientan a gusto y aprovechen sus clases de español al 100 %. Se trata de un desafío que tenemos que aceptar porque nos hace sacar lo mejor de nosotros y convertirnos en mejores profesores ELE.

Cuéntanos un poco más sobre tu experiencia personal con este formato. ¿Cómo te sentiste tras impartir tu primera clase híbrida?

Creo que la palabra exacta sería emocionada. Una de las cosas que más me gusta de mi profesión es que me permite conocer a estudiantes maravillosos de distintas partes del mundo. Esto tan bonito es también muy triste porque, tarde o temprano, vuelven a sus países y las despedidas son muy duras. Por eso, cuando llegué a clase, conecté el equipo y me reencontré con una antigua alumna de Alemania, me sentí muy emocionada.

¿Crees que los estudiantes se están adaptando bien a las clases de español híbridas?

Sí, el feed back que nos dan los estudiantes suele ser muy positivo porque en un momento como este de continuos cambios, es una forma muy buena de adaptarse a cualquier circunstancia y seguir aprendiendo español.

¡Qué bien! Entonces, ¿crees que la modalidad híbrida es algo pasajero o que ha venido para quedarse? ¿Cómo crees que puede influir esta modalidad en el sector del turismo idiomático y, concretamente, en la enseñanza de ELE?

Creo que la modalidad híbrida ha venido para quedarse porque estamos en un mundo cada vez más interconectado y esto es algo que nos ayuda a seguir por ese camino.

Además, en el caso de la enseñanza de ELE, ofrece a los alumnos una oportunidad única: empezar a estudiar español con sus futuros profesores y compañeros antes de llegar a España.

Viajar a un país nuevo, con un idioma totalmente diferente y lleno de personas que todavía son desconocidas para ti, es algo emocionante pero que también da un poquito de miedo. El hecho de haber empezado tus clases cuando estabas en tu país y de saber que cuando llegues ya tendrás contactos, compañeros que conoces e, incluso, amigos, es un factor muy positivo que da más seguridad al estudiante.

Y no solo el formato híbrido es el futuro, sino que el profesor ELE del futuro es un profesor que domina completamente tanto las clases presenciales como las digitales, que se siente cómodo y fuerte aprovechando todos los recursos de la red y que está siempre en contacto con cualquier parte del mundo.

¡Muchísimas gracias, Rita, por habernos concedido esta entrevista y por ayudarnos a conocer mejor las clases híbridas dentro de la enseñanza de ELE!

Artículo escrito por Chelo Caballero para Hispania, escuela de español

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba